7 ago. 2009

La magia esta intacta

La tercera de Centauro volvió a ganar. Ya en la primera fecha había bailado al ritmo de cuarteto al Deportivo Esperanza. Pero sabía que Independiente Tirol no seria nada fácil. Y no lo fue.

Centauro llegaba una y otra vez pero no podía romper el cero.

Hasta que en una buena jugada, Mauro Fogliatti, obligó a una mejor respuesta del arquero tirolense, pero el uno no contaba con la astucia de Diego Coronel (Cure), quien tomo el rebote y definió. Gol de Centauro.

El camino hacia la victoria parecía abrirse.

Pero en una jugada aislada, y luego de una patada desde atrás, fue expulsado Fogliatti. El local debía aguantar casi todo el partido con uno menos. Y lo que menos hizo fue meterse atrás.

Siguió manejando la pelota y llegando. Pudo haber aumentado Coronel en una contra, pero un defensor cerro justo sobre la línea. O luego de un corner, donde el palo le dijo que no a Fernando Prieto y en el rebote se lo perdió Mono Esnal.

Sobre el final de la primera etapa, se fue expulsado también el guardameta visitante, luego de incitar a la violencia a la hinchada nerazzurri.

En el segundo tiempo, Centauro seguía manejando los hilos. Y cuando un nuevo gol de Cure parecía definir el partido, un disparo envenenado sorprendió a Checho, y la diferencia volvió a ser la mínima.

Tirol se venía con lo que podía, dejando a su defensa marcando en línea. Tal vez demasiado. Y fue Cure nuevamente el verdugo de todo Independiente.

Este fue el décimo tanto en la temporada de un jugador que se erige como el goleador de Centauro.

La tercera marcha sobre ruedas, por la senda de la victoria, y con puntaje ideal. Esperemos que se haga una buena costumbre la de festejar.

Mauro Gabriel Arévalo

No hay comentarios: